Páginas vistas en total

lunes, 10 de octubre de 2016

Astika Sound Festival


El barrio de Astika es un oasis cultural que habita bajo la autopista A8. Un grupo de personas que viven en comunidad, amantes de la naturaleza, del bien común, un espacio que al visitarlo sugiere hogar, buena vibración y cultura, mucha cultura.


Este lugar mágico consta de un espacio común, una antigua nave industrial que sus habitantes han sabido convertir en un sitio para el ocio, un sitio agradable para estar, con sus talleres, su bar, su cocina y todo aderezado con murales y buena música.

Una vez al año se lleva a cabo el festival Astika Sound, una iniciativa que para ser sincero se les ha ido de las manos, ya que se ha hecho tan famoso que gente de muchas partes de Europa viene a esta gran fiesta y cómo no, en ella, la poesía también esta invitada.

 Hace tres años un amigo de Astika nos sugirió hacer un recital durante el festival, querían que hubiese pinceladas poéticas entre la música y los talleres que se dan durante ese fin de semana así que REBERTSO KOLEKTIBOA no lo dudó ni un minuto y nos preparamos para soltar nuestros versos a la multitud que allí se juntaba.

Ese primer recital contó con un publico de al menos 40 personas y año a año se van sumando más y más.

Este 2016 nos invitaron de nuevo, querían contar con nosotros, ellos encantados con nuestros versos y nosotros encantado por convivir con personas tan maravillosas, un buen tandem vaya. Así fue, sonaba alguna canción punk que fue bajando el volumen, empezaba el recital, comenzamos con la presentación y toda la gente que ocupaba la nave comenzó a salir al sol, silla en mano para degustar este aperitivo poético de la mano de Rebertso Kolektiboa.


 Una vez asentados comenzamos y las palabras fluían, las emociones chocaban en la gente, las empapaban, tras cada poema los aplausos no se hacían esperar, que puedo decir, estábamos on fire, versos clasicos, rapeados, con bases de hip hop, poesía combativa, todo ese arco de sentimientos afloraba en nuestra piel y Astika con el corazón latente escuchaba.










 
Muchos fueron los versos que se dijeron esa tarde, pero lo que mas nos gusta, lo que mas nos enriquece es que al final, al terminar de recitar siempre hay alguien que se acerca y te dice.

“Peña, mira que yo consideraba que no era muy de poesía, pero joder, ahora, ahora si, esto si, nos ha encantado, ¿cuando recitáis mas, dónde os vemos?”


¿Os imaginais?, esto nos encanta, es la gasolina del colectivo, así que sí, mientras haya un sitio donde ir a poetizar, Rebertso Kolektiboa estará allí, y como no, cuando Astika prepare su festival, nos encantara rodearnos de tan buena gente.

Así que ya sabéis, Larga vida a la poesía,
nos vemos en los bares